Ámbito Social

22 diciembre 2008

El alma y el cuerpo

Archivado en: Definición — Desconocido @ 3:37 pm
Tags: , , , , ,

El título de esta entrada nos puede servir de símil para comprender a dónde me dirijo en estas primeras reflexiones.

Se trata de realizar una especie de distinción-aclaración en la disciplina del Trabajo Social.

Por un lado, hablamos del alma. El surgimiento de esta práctica, que posteriormente acabaría llegando a ser una profesión. Como decíamos en la anterior entrada “el que ejerce la caridad”. Es decir, el por qué de esta profesión. Por qué surgió, para quienes, ¿qué es lo que pretende? (en un sentido general).

Por otro lado, está el cuerpo. La profesionalización, la metodología de trabajo, de intervención, de evaluación… Es decir, aquellas técnicas, aquellos aspectos profesionales que hoy en día son objeto de estudio.

Me parecía importante realizar esta distinción, para subrayar cada una de las partes. Hoy en día, se tiende a profundizar “mucho” en aspectos puramente técnicos, en métodos de trabajo, en reconocimiento profesional, áreas de intervención, etc. Sin embargo, se pierde la perspectiva sobre el alma de esta profesión, sobre la síntesis, la esencia de la misma. En definitiva, la esencia del Trabajo Social.

Y créanme, la esencia no es un flujo de trabajo, o unas técnicas metodológicas para la entrevista. La esencia del Trabajo Social es la persona que tenemos delante. El grupo con el que trabajamos, o la comunidad en la que intervenimos.

Ese es el verdadero significado del Trabajo Social, mejorar la calidad de vida (que esta frase no se convierta en una coletilla, sino que tenga pleno significado), su bienestar, de aquellos con los que trabajamos.

Sin perder esto nunca de vista, podemos profundizar en cualquier aspecto de la profesión. Pero siempre teniendo en cuenta esta “regla de oro“.

3 diciembre 2008

Un apunte histórico

Archivado en: Definición,Historia — Desconocido @ 6:15 pm
Tags: , , , , ,

Para definir el perfil profesional tenemos que revisar nuestra historia. Algo así como “somos lo que comemos”. No es literal, pero sí que hay que tener en cuenta los inicios del Trabajo Social para saber por qué surgió. Cuál fue la causa del nacimiento de esta profesión.

Si queremos llegar a alguna conclusión sobre el perfil laboral del trabajador social, antes tenemos que tener claros cuáles fueron los motivos por los que el Trabajo Social apareció en la sociedad.

Por poner un ejemplo: es como si un médico se planteara su perfil profesional en la actualidad, sin antes plantearse que la medicina surgió en la sociedad para intentar sanar a personas que estaban enfermas y para tratar de conocer cómo funciona el cuerpo humano.

De esta forma, y volviendo a nuestro campo, tenemos que recordar a personas como Luís Vives, San Vicente de Paúl, Federico Ozanam, o incluso Thomas Chalmers. Fueron algunos de los precursores del Trabajo Social. Posteriormente, llegarían y “profesionalizarían” esta actividad caritativa Octavia Hill, Jane Adams o Mary Richdmond. Pero incluso ellas trabajaban en el campo de influencia de la COS. ¿Qué significa COS? Charity Organization Society. En su propio nombre viene la palabra caridad.

Resumiendo: todos estos precursores del Trabajo Social, ¿qué buscaban?

  • San Vicente de Paúl, en contacto directo con los pobres, se dio cuenta de que había que organizar la acción caritativa para que ésta fuera más amplia y eficaz.
  • Luís Vives, sentó las bases de la asistencia a los pobres en la ciudad de Brujas y de Ypres a través de “El tratado de socorro de los pobres”.
  • Así tantos otros.

En definitiva, buscaban ayudar a aquellas personas más desfavorecidas en la sociedad. Buscaban mejorar la calidad de vida y el bienestar físico, psíquico y emocional de las personas que padecían alguna necesidad.

Posteriormente, conforme se avanza en el tiempo, se profundiza en la profesionalización, en los métodos de trabajo y de organización. Se discute sobre quién debe tener la obligación de ejercer la acción de ayuda (la Iglesia, el Estado, o las Instituciones Privadas…) etc. Sin embargo, en la actualidad, no podemos centrarnos en los medios y olvidar cuáles son nuestros fines. No podemos obsesionarnos con los métodos de intervención, y olvidarnos del objeto-sujeto de nuestra intervención.

Ayudar (ejercer la caridad) a los más desfavorecidos, a los que necesitan ayuda. “Quizás, en muchas ocasiones, no sea una ayuda material”. Ese debe ser nuestro fin, ese debe ser nuestro objetivo cada vez que intervenimos, cada vez que ejercemos nuestra profesión.

2 octubre 2007

Prioridad: Definir el perfil del Trabajador Social

Desde el punto de vista de este autor, en la actualidad el Trabajo Social se encuentra sumido en una profunda crisis de identidad; tanto a nivel nacional como internacional.

Ésta crisis está provocada por distintos factores. Algunos son: en primer lugar, porque no se tiene claro el perfil y las funciones del trabajador social, variando en función de la formación, en función del puesto de trabajo concreto y las necesidades de la organización en la que se enmarca, etc.

En segundo lugar, y el motivo más importante de la crisis en el periodo actual, lo representa el nacimiento de nuevo ámbitos académicos y perfiles profesionales muy semejantes al perfil (aún estando diluido) del trabajador social. Perfiles profesionales como los de educador social, animador sociocultural, integrador social, terapeuta ocupacional, etc., nacidos recientemente que invaden áreas de intervención que hasta el momento eran propias del Trabajo Social. Áreas de intervención, por otro lado, para las que el trabajador social no estaba debidamente formado.

Como trabajador social, veo imperante la necesidad de definir claramente el perfil laboral y profesional, definir sin lugar a dudas las áreas de intervención y las funciones que debe desempeñar el trabajador social.

Si leemos el código deontológico, dichas aclaraciones se encuentran claramente difuminadas, siendo además maltratadas por las instituciones educativas, que no forman para desempeñar de una manera profesional dichas funciones, y que no apoyan en la práctica la limitación clara y concisa del ámbito del Trabajo Social, es más, en vez de eso crean disciplinas que claramente invaden competencias que ya estaban estipuladas. No definiéndose en ninguna de esas disciplinas el perfil concreto de trabajo, ni la diferencia con disciplinas semejantes.

Código Deontológico. Artículo 2.- Funciones generales de los diplomados en trabajos social/asistentes sociales.

Los trabajadores sociales se ocupan de planificar, proyectar, calcular, aplicar, evaluar y modificar los servicios y políticas sociales para los grupos y comunidades. Actúan en muchos sectores funcionales utilizando diversos enfoques metodológicos, trabajan en un amplio marco de ámbitos organizativos y proporcionan recursos y prestaciones a diversos sectores de la población a nivel microsocial, social intermedio y macrosocial.

De ello se desprende:

  • Información
  • Investigación
  • Prevención
  • Asistencia
  • Promoción
  • Mediación
  • Planificación
  • Dirección
  • Evaluación
  • Supervisión
  • Docencia

Lean e interpreten. Eso es lo que se debería evitar, interpretar.

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.